Carlota Akaneya es un restaurante seguro.

Historia

歴史

Río Kamo, Kioto

Carlota Akaneya abre el 15 de agosto de 2011 como el primer sumibiyaki de Europa. Doce años más tarde, en 2023, se convierte en el segundo restaurante de fuera de Japón —después de su hermana Marie Akaneya (París)— con Matsusaka Beef, el wagyū más preciado por los japoneses, y lo hace con una carne procedente de su granja más exclusiva, Ito Ranch. Carlota Akaneya es también uno de los únicos tres establecimientos de Europa en servir el muskmelon japonés Crown Melon y el único restaurante de la ciudad de Barcelona en servir auténtico Kobe Beef.

La historia de Carlota Akaneya comienza en 2009, en Kioto. Durante su etapa en Japón, Ignasi Elías se fija en un restaurante llamado Akaneya Junshinken, situado en la emblemática calle de Ponto-chō, a orillas del río Kamo. Inspirado en este, Elías abre dos años más tarde en Barcelona el primer sumibiyaki de Europa junto a su mejor amigo, Felipe Fernández, a quien sorprende bautizando al restaurante con el nombre de su madre.

Los inicios son difíciles. El primer lleno les sorprende con la visita de Albert Adrià, que se va sin probar bocado por la espera. «Fue un desastre», se lamentan. Pero el boca-oreja sigue imparable, llevando a otras celebridades como Andrés Iniesta o Ferran Adrià. En octubre de 2013, Albert Adrià les invita a conocer su restaurante Tickets, por dentro. «Aquella tarde aprendimos más que en 24 meses de trabajo», dice Elías. Desde entonces, Carlota Akaneya abre solo las noches y dedica el día a preparar la mise-en-scène.

En 2014 Carlota Akaneya incorpora a su carta ternera japonesa o wagyū de grado A5, célebre por su sabor y textura de mármol mantecoso, sutil y aterciopelado. Hasta entonces, nunca se había servido fuera de Japón, excepto en Hong Kong y Macao. Carlota Akaneya se convierte así en el primer sumibiyaki de occidente en servir wagyū A5, la máxima calificación otorgada por la JMGA, la asociación emisora del certificado de calidad en Japón.

Río Kamo, Kioto

En 2016, Chiho Murata, procedente de Fukuroi, Japón, comienza a colaborar con el chef Josep Gómez en la progresiva mejora de los menús, plato a plato. Más adelante, en sus premios anuales Travelers’ Choice Awards, TripAdvisor incluye a Carlota Akaneya en el Top 10 de restaurantes de España. En noviembre de 2017, Albert Adrià menciona Carlota Akaneya como uno de sus restaurantes favoritos en la revista Time Out.

En 2020, Carlota Akaneya se convierte en el primer restaurante de la ciudad de Barcelona y el tercero de España —junto a su hermana Pilar Akaneya, en Madrid— en servir Kobe Beef certificado. Obligado por las restricciones horarias durante el Covid-19, Carlota Akaneya vuelve a abrir los mediodías del fin de semana, hasta hoy. En 2021 incorpora el muskmelon Crown Melon a su carta, procedente de Fukuroi, coincidiendo con el décimo aniversario del restaurante y el centenario de la compañía Shizuoka Crown Melon, fundada en 1921.

En 2022, Grupo Akaneya se convierte en la primera compañía no japonesa en ingresar como miembro de la Matsusaka Beef Association en sus 60 años de historia. En virtud de este hecho, el gobierno de Japón autoriza por primera vez las exportaciones comerciales de Matsusaka Beef. Carlota Akaneya se convierte en 2023 en el segundo restaurante del mundo fuera de Japón —tras su hermana Marie Akaneya en París—, en servir Matsusaka Beef, y lo hace con carne procedente de su granja más exclusiva, Ito Ranch, bajo el número de licencia UE No. 02.

Insignia oficial Ito Ranch- Licencia UE nº 02

Río Kamo, Kioto

Insignia oficial Ito Ranch- Licencia UE nº 02

Restaurante

レストラン

Barbacoa de Kioto

Carlota Akaneya es un sumibiyaki de cocina popular japonesa elaborada con producto premium de Japón. La arquitectura se inspira en el izakaya típico japonés, con su akachōchin o lámpara roja alumbrando su entrada. La estética sumibiyaki del Kioto más alternativo se traslada a la calle Pintor Fortuny 32 de Barcelona y a su interior, donde nueve mesas-barbacoa de fabricación propia se levantan sobre el mismo suelo de terrazo de la taberna que le precedió, llamada Ivanhoe.

En Carlota Akaneya, tradición y austeridad se combinan para crear una atmósfera genuina bañada con música jazz, la favorita entre los grandes chefs de Japón. Un rincón del Raval donde el día y la noche se confunden para sacudirnos levemente la noción del tiempo.

Pocas cosas cautivan tanto como el fuego, la intimidad y el omotenashi, aspectos que Carlota Akaneya se esmera en combinar adecuadamente. Sea una primera visita o no, al entrar en Carlota Akaneya y atravesar su puerta corrediza, el personal de sala espera dentro para dar la bienvenida y procurar que uno se sienta en casa, a la vez que en Japón.

Cocina

Alta gastronomía popular

Si la base del placer en la cocina es la materia prima, el secreto de Carlota Akaneya comienza en su relación con los proveedores y la elección del mejor ingrediente posible. La simplicidad de los platos resalta el protagonismo de un producto que, en todo caso, se potencia con algún toque sutil. Poco más es necesario cuando se tiene la responsabilidad de trabajar con determinados tesoros de la naturaleza. Todo debe ser de la más alta calidad y estar preparado a la perfección.

A la calidad del producto se une el método de cocción a la antigua, con un carbón vegetal que se vuelca sobre la mesa de forma manual en cada servicio. “Es posiblemente el oficio más sacrificado que existe en restauración”, confiesa Chiho. Pero también «la expresión más romántica que he conocido”.

Carlota Akaneya no sabe si el huésped tendrá ocasión de volver, así que prepara menús degustación que aseguran un amplio surtido de sabores y texturas de Japón, como la danza previa que rodea al fuego de la barbacoa. Cada plato tiene una función dentro del todo, una historia intrincada y tejida a medida que avanza el curso.

Chef

Juan José Pernía

Nacido en 1994 en San Cristóbal, Venezuela, Juan José Pernía se crió entre sacos de harina, hornos y olor a pan recién hecho en la panadería de sus abuelos, La Polar. Juanjo creció fascinado con el amor de su madre y sus tías por las recetas de la abuela, el espectáculo diario de trabajo coral para prepararlas y su vocación de servicio con el simple fin de complacer. Todo ello lo llevaba de serie cuando, estando de vacaciones, consiguió su primer trabajo en la pizzería Capri, de sus tíos. Al experimentar que lo más gratificante de la restauración era sentir la satisfacción de los clientes, la búsqueda permanente de la excelencia pasó a ser algo natural e innegociable. A los 18 años cruzó el Atlántico para expandir sus conocimientos culinarios en Dublín. Bajo la dirección de los chefs Sweetie y Ritz, trabajó en todas las áreas de la cocina del restaurante Green Hen, donde aprendió recetas y técnicas de cocina francesa. Sin embargo, su ilusión de seguir los pasos de sus abuelos y dedicarse a la panadería no cambió hasta que, a los 23 años, se inscribió en la escuela Aranda de Madrid. Fue allí donde descubrió que la cocina le abría un mundo casi infinito de posibilidades. Su paso por los restaurantes del chef Daviz Muñoz marcaron un antes y un después. De la mano del chef Balo Ortiz en StreetXo, y del chef Antonio Villodre en GoXo, afinó su apreciación del detalle y el trato de productos de una calidad nunca vista, que allí además combinaban de formas inimaginables. Fue entonces cuando oyó hablar de Pilar Akaneya, un restaurante japonés que acababa de abrir en Madrid, y decidió visitarlo. Nunca había visto algo parecido: carbón vegetal traído de la cocina a la mesa y cortes de carnes de Japón que superaban cuanto había probado. Contactó con el chef Pepe Fernández, le contó que la pasión que respiraba el restaurante le recordaba a su infancia y le expresó su deseo de trabajar allí. Pilar Akaneya “cambió mi manera de entender la hostelería”. Cuando Chiho Murata le vio preparado para dar el salto adelante, no dudó en ofrecerle el timón de Carlota Akaneya.

Vajilla

Tierra, fuego y agua

土、火、水

Hay algo en Kioto que inspira a Carlota Akaneya. El mismo nombre de Kioto te hace respirar más profundamente. Sus bellas escenas, la suntuosa cocina y el ritmo tranquilo te hacen más fácil disfrutar de cada momento. El ryokan Tawaraya, el restaurante Ogata, o pasear por las calles Shirakawa Gion y Shinbashi Dori representan la esencia misma de la belleza, en ocasiones desapercibida por carecer de toda pretensión. La arquitectura simple y rústica te separa del abrumador mundo exterior y te sumerge en un estado casi meditativo.

Carlota Akaneya traslada esta armonía con la naturaleza a su cubertería y a sus platos, utilizando metales y maderas simples adaptadas a cada necesidad y estación del año. Emplea también cerámicas rústicas cuidadosamente seleccionadas y creadas por artesanos japoneses. La vajilla artesanal japonesa destaca por su delicadeza, resistencia y exquisitez en sus formas. Muchas de las piezas proceden del taller Yuu de Barcelona, dirigido por la artista Motoko Araki. Con métodos tradicionales, Araki emplea tiempo en elaborar cada pieza. Comienza con el buen amasado del barro a la manera original japonesa y continúa con la creación de la forma mediante el torno. Cada pieza se deja secar 8 horas antes de esmaltarla y cocerla a alta temperatura durante otras 14 horas. Los resultantes colores, tonalidades y formas otorgan a la vajilla japonesa y al comensal una sensación de belleza y bienestar zen.

Reservas

予約

Importante

Para reservar es necesario aceptar las siguientes condiciones de reserva.

  • Reservas anteriores a las 21:00 corresponden al primer turno y disponen de un máximo de 2h 30m.
  • Guardamos la mesa 15 minutos.
  • Reserva válida exclusivamente para el Nº de personas especificado.
  • Deben respetarse las siguientes Normas de Conducta

Preguntas frecuentes

Nuestros menús son menús cerrados para 2 personas y están basados en una amplia oferta de carnes. No tenemos menús vegetarianos o veganos. Sin embargo, si una de las dos personas es vegetariana o vegana, podemos adaptar el menú, previo aviso, para que ésta pueda disfrutar de diferentes platos sin carnes ni proteína animal, y la otra pueda disfrutar de las carnes con normalidad. No podemos sustituir las carnes por pescado.

Por supuesto. Los menús constan de varios platos compartidos, por lo que la adaptación aplica a los dos comensales. Para adaptar el menú solo necesita indicarnos su intolerancia al realizar su reserva.

Todos los menús son para un mínimo de 2 personas y el precio del menú es por persona. Sin embargo, si entre las 3 personas hay algún menor, sí es posible compartir un solo menú (para 2 personas).

No. El restaurante se asemeja a una taberna japonesa. Consta de una pequeña sala de 9 mesas sin privacidad ni ausencia de ruido. Si busca un restaurante elegante en su sentido más clásico, tranquilo y espacioso, es probable que Carlota Akaneya no se ajuste a sus expectativas.

Se puede reservar para un máximo de 4/6 personas, según disponibilidades. No se aceptan reservas de grupos mayores.

El sistema de extracción y aportación de aire propios del sumibiyaki garantizan una constante circulación y ventilación del aire. Además, el restaurante cuenta con el sistema de purificación de aire Zonair3D, el más avanzado del mercado. Contiene nanofibras viricidas que filtran micropartículas e inactivan los virus, incluyendo el Covid-19. Más sobre esta tecnología

Agradecemos todas las peticiones, pero desafortunadamente no hacemos este tipo de colaboraciones.

Contacto

店舗情報

Dirección

Pintor Fortuny, 32 Barcelona 08001

Parking

2 horas de aparcamiento gratuito para clientes en SABA/BSM, entrada por Carrer dels Àngels, esquina Pintor Fortuny.

Horario

Abierto todas las noches y los mediodías de sábado y domingo.

Cerrado

Del 5 al 25 de agosto

Teléfono

Regalos

Si desea regalar una comida o cena escríbanos a reservas@carlotaakaneya.com

Mapa

Éstas son las medidas adoptadas para combatir la COVID-19.
Rogamos disculpen las molestias que puedan ocasionar

Aire purificado

Instalación del sistema de purificación de aire Zonair3D.

Mercancías en la puerta

El acceso al restaurante está limitado a clientes y personal.

Revisión al cliente

Toma de temperatura y desinfección de manos obligatorias.

Limpieza reforzada

Desinfección de sillas y aseos después de cada uso.

Higiene del personal

Personal de sala y cocina protegidos con mascarilla.

Tablas separadas

Ocupación de tablas respetando la distancia reglamentaria.

Pago con tarjeta

No están permitidos pagos en efectivo.

Limpieza general

Cumplimiento de las medidas sanitarias habituales.